17/8/10

El Hombre y la Silla

Posó sus nalgas en asiento duro y descubrió que podía sentarse. A partir de allí busco piedra, asiento, butaco, silla natural, ladrillo, banco, burro o mecedora. Aburrido, a veces, de las cuatro patas de la silla, recostó la misma en pared de bahareque solo usando las patas traseras y así se dedicó a evaluar las tardes de clima cálido.
.
Remendó, cuando se hizo necesario, la mecedora con tiras de cabuya o fique, luego diseñó, proyectó y fundió termoplásticos, industrializó y democratizó el diseño. Otros, mientras tanto, hicieron menos sillas, elitizaron, marginaron a las muchedumbres del diseño que eleva el nivel de vida. Los usuarios no tuvieron moneda de cambio para acceder a sofás de autor, líneas de exclusividad, orgullos pendejos.
.
Hoy aún el hombre se detiene en su caminar y se recuesta en alguna piedra, se sienta, posa sus nalgas, cojín natural. Se sienta, respira y mira hacia atrás.
.
Texto Principal: Carlos Munera - Fotos y Pie de Fotos: Alex Duran M -
Locación: Montelíbano, Córdoba y Coveñas, Sucre
.
(-:_________________________________:-)


Quizá estaba muy insolado o había tragado mucha agua salá o los mosquitos me habían dejado con poca sangre, pero este pescador me hizo replantear lo que es un asiento en su más mínima expresión.

De chiquito no entendía la razón de ser de las patas
delatanteras de los taburetes. Siempre jugando a balancearme
para no caerme.


Muchas piedras que parecen arrume de cojines;
ideal para adquirir diferentes posturas.

Tuve que darle vuelta a mi imaginación para darme cuenta
que este asiento antes fue la base de un pilón.

Acá, un neumático reutilizado para ser asiento.
Otros tres neumáticos reutilizados aquí

Otro mobiliario doméstico. Me recuerda

Al final, como siempre, mi favorita: No es una hamaca, es un pedazo
de atarraya vieja que se utiliza como tal.

No hay comentarios.: