24/5/11

HOMO TERRITORIAL - Segunda Parte


un lugar: Montelíbano - Córdoba.
dos ralladores y dos coladeras.
tres escritores: Laura, Gabriel y José.
cuatro fotos y varios olores
____________________________________________

Las puertas de la casa suponen ese límite entre el territorio íntimo (lo individual, lo no compartido) y el territorio público (lo colectivo, lo compartido); Tener un techo, es decir, estar adentro significa estar a salvo y tener un espacio para guardar todo aquello que nos pertenece (cama, sillas, platos, nevera, libros, etc.) ya que afuera esta el caos; un mundo lleno de ruido, de personas de no fiar y muchas veces, de un clima aborrecedor; pero, 1) ¿Es la puerta un límite inexistente de seguridad? 2) ¿Se manifiesta realmente el espacio íntimo como íntimo? 3) ¿Se manifiesta realmente el espacio público como Público.
____________________________________________


"Lo íntimo se exhibe. Lo público se personaliza".



"[...]qué más puedo decir, un olor a todos los días, a gente que duerme por la noche y se despierta por la mañana, a vida real, a aquí a vuelto a ser posible la vida, no sé por cuánto tiempo pero al menos mientras perdure este olor".


Delirio. Laura Restrepo


"Hay un olor a desperdicio. Y creo que las cosas arruinadas y casi desechas que nos rodean tienen el aspecto de las cosas que deben oler a desperdicios aunque realmente tengan otro olor".


La hojarasca, Gabriel García Marquez.



"[...] cierro los ojos, estiro los brazos y camino, sigo caminado con los ojos cerrados y los brazos estirados. Pienso: Ahora pasé por el cuarto de mi madre porque huele a barajas nuevas. Después olerá a alquitrán y a bolitas de neftalina".

La hojarasca, Gabriel García Marquez.



"La mayor dificultad para poder vivir en el infierno es el hedor que allí hay".

Ensayo sobre la ceguera, José Saramago


No hay comentarios.: