16/9/11

Festival Petronio Álvarez


Aquí los ángeles ni tocan arpas ni los sonidos son adagios solemnes ideales para dormir. Todo lo contrario; se escuchan marimbas en allegros vibrantes que, además de mantenerte despierto, te hacen querer mover los pies, las caderas, el cuello, los hombros y los diecisiete músculos que necesitas para sonreír.

¿Quién le habrá dicho a Rafael Sanzio que los ángeles son niños de cabellos dorados y tez blanca? Evidentemente el pintor renacentista desconocía que los más parecidos a los ángeles del cielo, son los ángeles de la sucursal del cielo; de Cali, del Pacífico Colombiano.

En este lugar, aunque la raza negra predomina con su tumbao*, las voces andinas, orinocas, caribeñas y amazónicas también cantan somos pacífico, estamos unidos** con extranjeros en su tartamudo español. Qué importa. Ésta música es más visceral que verbal. Extranjeros, como Rafael Sanzio, cuya única idea de salsa es la de tomate. Qué importa. Los movimientos correctos del baile se lo dejamos a los concursantes porque aquí no existen bailes incorrectos. Qué importa. El cuerpo es danza.

Y qué importa porque el festival es mucho más que música y canto; es una manifestación cultural; un legado folclórico de ritmos entremezclados que han navegado océanos y cruzado montañas desde tiempos tan remotos como el mismo sonido. Por eso aquí suena a África, a indígenas Mayas y Emberas, a curruluao, abozao, juge bunde**. Aquí suena a tradiciones y otra vez a marimba; patrimonio inmaterial de la humanidad según la ONU; el piano de la selva según las costumbres; las almas de los esclavos según las leyendas.

También suena a Petronio Álvarez. El hombre que tiene de nombre el festival. El maquinista que cantaba mientras conducía la locomotora que la ciudad de Cali todavía conserva como monumento. Cada vez que alguna orquesta toca Mi Buenaventura, su canción insignia, Petronio suena, no en la sucursal del cielo sino desde el mismo cielo. Por eso decimos que los ángeles se escuchan en el festival, que son de raza negra y tocan marimbas.

Este año, el año internacional de las poblaciones afrodescendienes, el festival celebra su decimoquinta versión con la misma fuerza y energía de siempre; pero con mayor popularidad entre la gente. 

Fotos: Waosolo - Textos: Alex Durán M 
Lugar: Santiago de Cali, Colombia
________________________________________

 




* "Tumbao, como diría uno es como sabrosuroa, ese relax al caminar. Eso que uno lleva por dentro y es innato en el ser, en la raza. Es lo que vos sos y te hace especial" Waosolo.

** Estribillo de la Canción Somos Pacífico de la agrupación Choquibtown 

** Ritmos folclóricos de la costa pacífica colombiana, con instrumentos de percusión y con orígenes africanos.

1 comentario:

Waosolo dijo...

Gracias por esta publicación