23/4/12

La Amansa Viejo

Una serie de bicicletas holandesas fueron adoptadas por un grupo de hombres mayores durante las décadas los sesentas en el caribe colombiano. Para comprarlas, debían sacar de sus bolsillos unos $50 pesos o también  podían alquilarlas. Sí, porque en aquellas décadas, en estas alejadas regiones, las bicicletas eran una novedad y solo unos cuantos podían adquirirlas. El tiempo y las costumbres llamaron a estas bicicletas como Amansa Viejo. Tienen estructuras y llantas delgadas, rines anchos y, sobre todo, una parrilla trasera que permite transportar alguna carga. Las Amansa Viejo fueron valoradas más por los adultos quienes ven en ella uno de los primeros objetos que la clase media trabajadora podían adquirir, aportando rapidez a su movilidad. En cambio, los niños decidían mejor no usarlas, no sólo por su tamaño, sino por vergüenza, ya que la bicicleta se asociaba a hombres ancianos y podían ser sometidos a las burlas de sus amigos. Cinco décadas después un boom de comprar Bicicletas Antiguas aparece entre los más jóvenes, ya sea por su estética o por un gusto por lo retro; así, las bicicletas tipo Amansa Viejo reaparecen rediseñadas y más contemporáneas. Sin embargo, las originales, aquellas cuya pintura nunca ha sido cambiada (porque hay de estos adultos que creen que si las pintan, se las roban) no sólo existen todavía, sino que son muy comunes y siguen siendo valorada por las mismas razones. 

Lugar: Ayapel, Córdoba
_________________________





--
Para recordar: Clic en Enchúlame la Bici

1 comentario:

Anónimo dijo...

Excúseme si le ofendo pero de las cuatro que nos enseña ninguna es la clásica amanza viejos, ellas eran marca Monark, Hércules, Sigma, y no llegaron de Holanda sino de Inglaterra, aun así lo felicito por su blog, esta bien bonito